Una recorrida rápida por Madrid

Estuve en Madrid por día y monedas previo a volar a Lima a pasar las fiestas con la familia. Había estado hace casi 7 años pero no le había encontrado la gracia. Quizás fue porque era mi primera vez en Europa y después de haber visto Roma y París no me impresionó tanto o no se que. Ahora la vi con otros ojos y me encantó. Simplemente aproveché para caminar y vivir la ciudad, que de hecho encontré muy agradable y natural. Siempre me sentí cómodo. Quizás eso es lo que la hace especial.


Bueno ahora si vamos a lo práctico.

Estuve hospedado donde mi tía al este de la Latina. Viendo que no estaba tan lejos del palacio real, fui caminando. Al ser domingo por la mañana todo estaba muy tranquilo.

Los alrededores del palacio si estaban con bastante gente, hice algunas fotos y pare a disfrutar la linda vista hacia la ciudad que ofrece su privilegiada ubicación.

Seguí mi camino, con el objetivo de cruzar el centro y terminar en el Museo del Prado hechandole un vistazo a Las Meninas.

Caminando atrapado por las hermosas callecitas de la Capital Española llegue a mi siguiente parada, ese mercaducho que vende comida llamado San Miguel, que fue reabierto en el 2009 y es un icono gastronómico de la ciudad.

La verdad que ES UNA COSA DE LOCOS, me recorrí el mercado queriéndome comer todo pero me limité a un espresso y un macaron de Pistacho porque había que mantener la figura mientras veía a la gente pasar.

Allí hice un Periscope donde trate que se vea todo porque me gusta mucho poder los viajes en vivo y salió así.

De allí me di un salto a La Plaza Mayor donde había un mercado de Navidad. Ya se empezaba a sentir la congestión de gente que es algo que trato de evitar (no por anti social si no porque llega un punto donde te restringe el tránsito)

A la vuelta vi un museo del Jamón al que no se por que diablos entre. EXPLOTABA tanto así que no pude ordenar nada en el primer piso. Subí a ver que habla arriba y me encontré con un puesto con menos gente que me vendió un bocadillo de jamón y queso que no era nada espectacular.

La noche anterior había paseado por La Gran Vía, así que ahora solo llegue hasta la Puerta del Sol. Al ser vísperas de Navidad era todo una locura, aunque igual hermosa.

Acá hago un paréntesis porque quizás sea buena idea cruzar hasta La Gran via y caminar por allí hasta la hermosa Plaza de las Cibeles para luego tomar el Paseo del Prado haya el museo.

Screen Shot 2018-01-13 at 13.49.33
Extraido de google maps.

Sin embargo, fiel a mis principios me desvié por esas callecitas con tanta personalidad. El día estaba espectacular por lo que de verdad era un placer pasear.

Sin querer adivinen dónde termine? En la plaza Santa Ana, un viejo conocido. La vez anterior había venido con mis abuelos, quienes nos habían regalado un viaje a los nietos “más grandes” y esa plaza era uno de los iconos que más le gustaba a mi abuelo por lo que dos de las tres noches que estuvimos en Madrid cenamos allí. Allí es donde está ubicado el teatro Español (el teatro más antiguo de Madrid) y los monumentos a Pedro Calderón de la Barca y Federico García Lorca hacia un extremo de la plaza. Pensé en parar a tomar algo en uno de los muchos bracitos, pero había que seguir recorriendo.

Seguí por la calle del Prado hasta la Plaza Los Cortes, donde está el icono Hotel Palace (hoy un Westin) que recuerdo a mi abuelo haber mencionado cada vez que pasamos por allí en ese viaje y el Congreso de Los Diputados. Quizás haya sido que el día estaba espectacular pero todo se veía muy lindo, la arquitectura uniforme sin ser perfecta, la facilidad de moverse y sentirse cómodo, la vibra, la gente, simplemente maravilloso.

Por ser domingo el paseo del Prado había sido hecho peatonal y había mucha gente caminando, patinando y en bici disfrutando de este domingo soleado de diciembre.

Antes de lo estipulado había llegado a mi objetivo. El museo del Prado. Pase gratis por ser Estudiante (aceptan cualquier carnet estudiantil independientemente del país de la institución) y pase las siguientes horas enamorándome de la maravillosa colección que ofrece el museo.

Justo estaba exponiendo un Oriental que hace arte con explosiones de pólvora sobre lienzos. Si medio loco, pero muy interesante y con la mente abierta y un poco de interés se puede apreciar muy bien.

La tarde la pase caminando por el parque del retiro, obvio había muchas familias paseando y disfrutando de este lindo Domingo de invierno con un poco de sol. Lamentablemente se me moría la batería del celular así que no pude sacar fotos.

En algún momento me salí y cruce al barrio de Salamanca. Solo aproveché para caminar y ver la vida pasar. Me enamore de este barrio, que sin tener el movimiento del centro tiene un carácter muy refinado. Muchos cafés y tiendas donde solo seguro no da para hacer más que window shopping, pero el simple hecho de pasear tranquilo ya es muy agradable. En algún punto pare por un café, no diré dónde porque me linchan, pero había que hacer una pausa y cargar baterías 😜

Mi recorrido termino siendo así y calculo haberlo hecho en mas o menos ocho horas sin prisa alguna.

Screen Shot 2018-01-13 at 13.42.47

Espero les haya gustado el post y sirva para quienes quieran ver bastante sin tener mucho tiempo.

3 Replies to “Una recorrida rápida por Madrid”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s